Get Adobe Flash player

Consejos Saludables

La fibra vegetal y nuestra salud

Podríamos comenzar diciendo con rotundidad como hace 26 siglos ya se afirmaba en la Grecia Clásica que el alimento es el mejor medicamento y que la mejor farmacia es la cocina del ama de casa. Y esto ¿a qué es debido? Al contenido específico de muchos alimentos. ¿Y qué tienen estos productos de la Huerta que no tienen otros productos? Fundamentalmente FIBRA VEGETAL y también ANTIOXIDANTES de los que hablaremos otro día.. Aunque de forma telegráfica tenemos que recordar que estos productos son los mejores antídotos para regular nuestro aparato digestivo y las funciones metabólicas que en él se desarrollan y especialmente para paliar o regular no solo lesiones o procesos leves sino también para grandes problemas, incluso los oncológicos. Así nuestras frutas, verduras, hortalizas y legumbres van a beneficiarnos y reducir los efectos directos e indirectos entre otros de : Estreñimiento, diabetyes, hipercolesterinemia, diverticulosis intestinal, regulación intestinal en el embarazo, varices de miembros inferiores y un largo etcétera que incluye laprevención del cáncer de colon. Al menos deberíamos consumir de 20 a 30 gramos diarios de fibra vegetal si queremos regular nuestro intestino y secundariamente nuestra salud.

Cómo congelar verduras y hortalizas

Para tener todo el año verduras en casa, lo mejor es comprarlas y congelarlas cuando están en temporada. El método de la congelación es simple y rápido, sirve para almacenar los alimentos a temperaturas inferiores a la de refrigeración y así se conservan más tiempo, mantienendo el color natural, el sabor fresco y el valor nutricional de los alimentos. La temperatura ideal para conservar alimentos congelados es de -18º C o menos.

Las verduras más adecuadas para congelar son las espinacas, la alcachofa, los guisantes, apio, berenjenas, brócoli, las habas, la coliflor, las zanahorias y las judías verdes.


Limpieza de las Hortalizas

- Lave las hortalizas de manera minuciosa justo antes de consumirlas o cocinarlas con el fin de eliminar restos de tierra, insectos, residuos químicos y prevenir toxiinfecciones alimentarias.

- Los vegetales que crecen en contacto directo con la tierra (zanahorias, rábanos, espárragos), deben lavarse con esmero, sobre todo las hortalizas de hoja (lechuga, escarola...). 

- Se recomienda el lavado de los vegetales, hoja por hoja, en agua fría con unas gotas de lejía apta para desinfección de aguas. Después deben aclararse con agua limpia repetidas veces.

- Evite el remojo prolongado con el fin de que no pierdan nutrientes solubles en agua (sales minerales y vitaminas). Si se añaden sustancias ácidas (limón o vinagre) al agua de remojo, se reduce la oxidación de algunas vitaminas.

Cómo comprar

Todas las hortalizas deben ir acompañadas de manera obligatoria de una etiqueta en la que aparezca en letra visible y legible las siguientes indicaciones: 

- Denominación del producto correspondiente a la norma de calidad.

- Nombre de la variedad, caso de exigirlo la norma.

- Origen del producto.

- Categoría comercial, de acuerdo con la definición de su correspondiente norma (ausencia de defectos, uniformidad de las piezas, etc.). 

- Calibre. Se refiere al tamaño y puede aparecer el diámetro de cada pieza (en milímetros) o el peso (en gramos).

- Identificación de la empresa con el nombre, razón social o denominación del envasador o importador y domicilio.

- Número de registro sanitario (RSI).

- Número de registro de Industrias Agrarias y Alimentarias.

Características nutricionales de verduras y hortalizas

  • Presentan una baja densidad calórica.
  • Están compuestas mayoritariamente por hidratos de carbono, polisacáridos y, en menor medida, proteínas y grasas.
  • Tienen un alto contenido de agua, entre un 75 y un 95 por ciento de su composición.
  • Son ricas en fibra soluble e insoluble.
  • Son pobres en materia grasa, excepto el aguacate y las aceitunas. Al ser de origen vegetal, no contienen colesterol.
  • Proporcionan una amplia variedad de vitaminas:
    - Vitamina A en forma de caroteno (zanahorias, tomate, espinacas, col roja).
    - Vitamina C (pimiento, coliflor y coles de Bruselas).
    - Ácido fólico (vegetales de hoja verde y coles).
    - Vitaminas grupo B (B1, B2 y B6).
  • Son una fuente importante de minerales y oligoelementos: calcio (berros, espinacas, acelgas, y pepinos), potasio (alcachofa, remolacha, champiñones), magnesio, hierro (espinacas, col, lechuga, champiñón, alcachofa, rábanos), cinc, manganeso, cromo, yodo, cobalto, selenio, cobre y sodio.
  • El contenido de vitaminas de las verduras y hortalizas sufre modificaciones durante la cocción. Se pierden por disolución las vitaminas hidrosolubles (complejo B y vitamina C). Por el calor también pueden perderse las vitaminas A y C.